Generales 02/09/2023

Ernesto el mosquetero

Ernesto el mosquetero

 

¡Hola! ¿Cómo andan? ¿Ya se les pasó el efecto de la ‘vacunada’ que les pegó Milei? Si se les pasó, prepárense porque en octubre la dosis viene reforzada. Tanto boludearon, tanto se nos cagaron de risa durante todos estos años, tanto nos mintieron (y nos quieren seguir mintiendo) que nos cansamos. Los argentinos seremos ingenuos pero no boludos y no sabemos, si es que gana Milei, si va a hacer un gobierno mejor pero… USTEDES NO NOS AGARRAN MAS.

Ayer nos visitó nuestro ilustre gobernador. Repartió bicicletas, promesas y amenazas. Amenazó con que, si no lo votamos, ‘vamos a perder derechos’. ¿En serio Kici? ¿Más derechos que los que perdimos con ustedes? Y sí, tenemos un miedo bárbaro ¡mirá como tiemblo!. Y por ahí tenés razón. Por ahí perdemos el derecho de comer polenta en lugar del asado que nos prometieron o perdemos el derecho de no llegar a fin de mes, o perdemos el derecho de que ustedes nos sigan regalando una inflación de más del cien por ciento, o, por ahí perdemos el derecho de escucharlos a ustedes echándole la culpa a los demás de todas las barrabasadas que hacen… y sí Kici… en una de esas nos perdemos esos derechos que tenemos con ustedes. Por ahí tenés razón.

Ahora, digo yo ¿tan poco te parece que vale nuestra dignidad que pensás que nos vas a comprar el voto regalándonos una bicicleta? ¿En serio Kici? ¿Tan poco valemos? Lo dejo ahí.

 

Terror escénico

 

Hay muchos que están asustados (además nos quieren asustar a nosotros) y se les nota en la cara. No saben cómo pararse. Alberto gritando como un chancho acusando a los empresarios de no querer ‘distribuir’ sus ganancias ¿Qué ganancias Alberto? ¿Vos sos o te hacés? Los empresarios no saben cómo hacer para mantenerse a flote, doce gobernadores ya te dijeron que  no pueden pagar el bono que el ‘inefable’ Massita les quiere obligar a pagar. Además Alberto, quédate tranquilo, vas a quedar en la historia. Vas a quedar en la historia como un pel… y como el peor presidente que tuvo la Argentina.

¿Y Cristina? ¿Qué le pasa a Cristina, está desparecida en acción? ¿Y Wado, y Máximo y los actores y actrices (actores, no artistas) qué les pasa, la Patria ya no está más en peligro….?

¿Y Massa? ¿Hasta cuándo le parece que la gente le va a seguir creyendo? Todo lo que tocan lo están prendiendo fuego. ¿Qué? ¿Les parece que todavía tienen derecho a ‘cacarear’?

¿Y Rodríguez Larreta? ¿Qué le pasa, está deprimido? La gente ya no es boluda, hace 40 años que nos vienen macaneando.

¿Y Patricia? Ganó las internas pero el terror se le nota en la cara. El otro día, cuando presentó a Melconián en el programa de Jonatan Viale se le notaba la cara de espanto. Faltó que dijera “a mí de economía no me pregunten, arréglense con él” “él es el que manda” en una actitud que revela que hay ciertas cosas que la superan. Hay que reconocer, que carácter tiene.

¿Y Milei? Tiene algunas cosas que meten miedo, algunos lo consideran loco, otros lo adoran, otros lo tratan de payaso… Ahora, digo yo Volodimir Zelenski (presidente de Ucrania) ¿no era un actor cómico? ¿A Sarmiento no lo trataban de loco? Durante 40 años hemos votado a cuerdos y hasta aquí nos han traído…

 

La terminal de ómnibus

 

Si de algo estamos todos podridos es de promesas incumplidas, de plata mal gastada y de obras faraónicas que se anuncian y nunca se terminan. El elefante blanco de una terminal de ómnibus que se inició hace ya doce años, que estuvo mal hecha de salida, en la que se gastó un montón de plata y que, por lo visto, existen cosas que levantan sospechas, salió a la superficie con la denuncia que hizo en la última sesión del HCD su presidente Ricardo Salerno (el diario ya las publicó por lo que no hace falta que las reitere).

El lunes, a las apuradas, Ricardito, en una nota que, por el estilo, parece redactada por su secretaria de prensa (quien no pierde oportunidad de hacer alarde de su ‘profesión’ de periodista, como si el haber aprendido a manejar una Play la habilitara a manejar un turismo de carretera) salió con los tapones de punta a contestar las acusaciones de Salerno. Respuesta que no se entiende demasiado pero que, seguramente se irá esclareciendo cuando la justicia investigue. Lo concreto es que la obra está inconclusa y se derrochó un montón de plata.

 

¿Un edifico para el Creus?

 

Leía el otro día que se había recibido la primera promoción de alumnos del Creus.  ¡Bien! ¡Bien! Todo lo que tienda a mejorar la educación, bienvenido sea. Habrá que ver si las carreras que se dictan son las que se necesitan, eso será otro tema, porque los que saben dicen que muchas de las carreras que hoy existen dejarán de hacerlo en cinco años. Solo es un planteo para que quienes decidan, piensen antes de decidir qué carreras dictar. Pero bien.

Ahora, por otro lado me entero de que en el Concejo se votó una ordenanza aprobando la construcción de un edificio y me pregunto ¿están seguros de lo que están haciendo o lo hacen por el mero hecho de ‘hacer obra pública’ de las tantas que se inician y nunca se terminan? Además, cada obra pública está siempre sospechada de corrupción y no me gustaría estar hablando de eso dentro de unos años.

Dejando de lado eso, me pregunto ¿no será que dentro de poco, los edificios para ese fin ya no serán necesarios? Lo pregunto porque ya son muchas las personas que cursan sus carreras de manera virtual, sin moverse de su casa, con menores gastos y con muchísimas más opciones de carreras por demás variadas y dictadas por profesionales de alta calidad. Solo para que lo piensen. Por ahí, el dinero que es escaso, puede utilizarse para otra cosa.

 

De caciques y caciquejos…

Algo que pasa siempre y que, en este último tiempo, se viene profundizando es la llegada a instituciones y a cargos públicos de dirigentes de calidades cada vez más precarias. Afortunadamente hay honrosas excepciones.

Dicen que ‘no hay peor cosa que un imbécil con poder’ (el que lo tiene y el que aspira a tenerlo) porque, al ser un incapaz lo utiliza mal.

Hay quienes se ‘infiltran’ en cualquier espacio que se les presente para hacerse de ‘chapa de cacique’. Resulta que estos personajes mediocres, por el mero hecho de sentirse con posibilidades de lograr un espacio, ya se sienten ‘importantes’ y por lo tanto cualquier crítica los ofende. Y el sentirse ofendido pone en evidencia su mediocridad ya que es capaz de enojarse con el peluquero si este hace algún comentario que lo moleste o, de cambiar de carnicería si el carnicero no le hace ‘reverencias’…  En Coronel Suárez hay gente así.

 

Por hoy los dejo, nos vemos el próximo sábado si Dios quiere. Chauuuuu.

 

 

Comentarios